Evidentemente son solos los primeros metros, lo justo para dejar avergonzado al «r» que sale, porque el otro, ni tan siquiera llega  salir